Francisco Reyes (Presidente Diputación de Jaén): “En la provincia de Jaén hay 112.235 hectáreas de olivar de baja rentabilidad o en pendiente afectados por la falta de ayudas”

Francisco Reyes Martínez

Entrevista con
Francisco Reyes
Presidente de la Diputación Provincial de Jaén

Desde Jaén y otras provincias andaluzas siempre se ha reclamado una solución al olivar de sierra y en pendiente con baja rentabilidad ¿A cuántas hectáreas y olivareros afecta esta situación?

Cuando hablamos de olivar de baja rentabilidad y olivar en pendiente nos referimos al olivar cuya producción es inferior a los 3.000 kilogramos por hectárea, en el primero de los casos, y a aquella explotación con una pendiente media superior al 20%, en el segundo. En la provincia de Jaén existen 112.235 hectáreas que cumplen estos criterios, casi un tercio del total de Andalucía, y algo menos de un 20% de las existentes en España.

Estas explotaciones se encuentran en distintas comarcas de la provincia, pero especialmente en las de Mágina, Cazorla, Segura, Las Villas y la Sierra Sur. Una zona extensa en la que viven más de 160.000 habitantes, que se ven afectados por la falta de ayudas porque la actividad agrícola en general y sobre todo, la oleícola, mantiene a la población en el territorio y supone la mayor parte de sus ingresos económicos. Un olivar que no cubre sus costes de producción, que requiere ayudas para que no se abandone, algo que sería preocupante porque en este tipo de olivar no es viable un cambio de sistema de cultivo ni aumentar la mecanización para reducir costes.

El Consejo Provincial del Olivar, en el que está representado el sector, todas las organizaciones agrarias y las administraciones públicas de la provincia de Jaén, elaboró el pasado año una radiografía completa y a fondo del olivar en pendiente y su productividad. Un informe que se remitió al Ministerio de Agricultura para que se tuviera este olivar como prioridad en las ayudas asociadas de la nueva Política Agraria Común, petición a la que se ha hecho oídos sordos.

La Junta de Andalucía asegura que la provincia de Jaén, sobre todo el olivar ha perdido 272 millones de euros en ayudas de la PAC, y que entre los más afectados están los pequeños olivareros ¿Es posible dar la vuelta a estas cifras?

En la última Conferencia Sectorial de Agricultura se certificó la pérdida de 272 millones de euros para la provincia de Jaén. La falta de compromiso, de sensibilidad y empatía con el campo andaluz y con el olivar jiennense por parte del Gobierno de España ha dinamitado la última posibilidad de incluir el olivar en pendiente en las ayudas asociadas de la PAC, por lo que ya no hay margen de revisión hasta el año 2020. Solo nos queda trabajar y buscar otras medidas de apoyo a los pequeños y medianos olivareros de esta provincia con olivar en pendiente, que van a ver mermada su rentabilidad.

Muchos profesionales e investigadores, algunos de la Universidad de Jaén, aseguran que el olivar debe aprender en el futuro a vivir sin subvenciones. ¿La estabilidad de los precios en origen es la mejor solución?

Si otros cultivos reciben ayudas, ¿por qué no las debe recibir el olivar, especialmente el olivar menos productivo, el que no puede ser reemplazado por otro cultivo y que ayuda a mantener a la población en el medio rural? Es cierto que el sector debe caminar en el sendero de la profesionalización y la comercialización para lograr la mayor rentabilidad a un producto que en los últimos años ha tenido como objetivo prioritario la calidad.

La estabilidad de los precios en origen es una buena medida para que el aceite de oliva cueste lo que merece. La clave pasa por mejorar la concentración, liderar la distribución y la comercialización. De este modo, la plusvalía de nuestro oro líquido se quedará aquí.

¿Es ya suficientemente conocida en España y en los principales mercados exportadores la marca Jaén conectada al aceite de oliva?

En el mercado nacional los consumidores saben y conocen bien que la provincia de Jaén no solo es la principal productora de aceite de oliva, sino que la apuesta decidida que el sector asumió como objetivo prioritario hace ya un tiempo, ha colocado a los caldos jiennenses como referentes de calidad. Prueba de ello son los reconocimientos que tanto en nuestro país, como a nivel internacional, los virgen extra jiennenses obtienen cada campaña. Los últimos han sido los Premios Alimentos de España del Ministerio de Agricultura, que han recaído en Castillo de Canena y Oro Bailén, siendo además varios los finalistas.

Fuera nuestro país, los aceites de Jaén se encuentran en los mejores ránkings internacionales de calidad, por lo que es evidente que la marca Jaén también vende. El reto es hacerlo unidos, agrupar la oferta y profesionalizar un sector oleícola que también demanda relevo generacional y profesionalización.

Desde la Diputación, hace ya 14 años que venimos impulsado la excelencia, la apuesta por la calidad, a través del distintivo Jaén Selección que otorgamos, a través de una cata concurso, a los ocho mejores aceites de oliva virgen extra jiennenses de cada cosecha. Caldos que protagonizan toda la acción promocional de la Administración provincial a lo largo del año, y que hemos enviado a los 102 restaurantes del mundo que cuentan con tres Estrellas Michelín, de tal forma que los mejores aceites de oliva virgen extra de nuestra provincia estén en las mejores cocinas del planeta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s