“El olivar de miel evita la erosión, potencia el oleoturismo y diversifica la producción”

paisajista
Campos aromáticas con olivos al fondo en el Balneario El Raposo ©Pambiótica

Entrevista con
Javier Domínguez
Paisajista
javier-dominguez-paisajista

¿En qué consiste básicamente el proyecto de aprovechar el olivar para la apicultura y qué ventajas tendría para el olivicultor?

Primero evitar la pérdida de tierra fértil. Hay viticultores que consideran valiosa su tierra por las características que dan a los vinos y lo mismo pasa con los olivicultores. Imaginemos una hilera de olivos rodeados en cuadrícula, para que compita lo mínimo con la aceituna, por lavanda u otras plantas aromáticas. Hablamos de un obstáculo arbustivo de medio metro que frenará la pérdida de tierra fértil por lluvias torrenciales o por estar el olivar en pendiente.

En las zonas con mayor caída puede haber junto a la lavanda plantas aromáticas de tallo leñoso para hacer de barrera. Si la floración se da en el mismo mes, a nivel paisajístico habrá una cromaticidad interesante a añadir al verde y lila. No hay que olvidar que la gente va a ver la belleza.

Será un estímulo también para los escolares ver cómo se capta CO2 y se detiene el proceso de desertización. Si el olivar dispone de hotel o restaurante la cromaticidad conseguida será un magnífico aliciente para visitar el lugar.

Y donde hay vegetación y escondite hay caza que eleva el valor del olivar como coto. No entro en el tema de las setas por si hubiera jabalíes. También está la potenciación del turismo ornitológico.

Si en las cuadrículas se eligen por segmentos aromáticas de floración consecutiva habrá dibujos rectilíneos interesantes que irán cambiando cada mes. No todo tiene que ser cuadriculado se puede jugar con las curvas, con los accidentes del terreno (rocas), con las alturas de otros árboles existentes (encinas) y con los bosques isla (reductos de árboles y arbustos antiguos).

¿Estas prácticas permiten una mejor defensa contra la erosión del terreno en el caso de los olivares?

80 toneladas de tierra fértil por hectárea en Jaén por ejemplo indican terrenos montuosos y algunas lluvias torrenciales. No tiene sentido estas pérdidas. Las cuadrículas, hileras, etc, son barreras naturales de contención del terreno, son como bancales. Los bancales cuando se abandonan suelen estropearse, la vegetación aguanta.

¿Dificultarían de alguna forma las labores de recolección de aceituna o de la poda del olivo?

La lavanda es, bromeando, un aparato de gimnasio de medio metro que hay que sortear para llegar al olivo. Entre la lavanda y el olivo están las flores que crecen todos los años de las cuales también se beneficia la abeja. Las aromáticas seleccionadas no deberían tener más de medio metro o ser podadas en su caso. Hay que recordar que además de la miel hay aromáticas que proporcionan aceites esenciales muy valiosos y que son podadas. En el caso del sistema en Seto, el terreno entre hileras está vacío, desaprovechado. Por otra parte  lo interesante sería que las hileras de olivos detuviesen la pérdida de tierra fértil, con aromáticas delante de barrera.

¿Sólo se podría llevar a cabo en olivares ecológico o de producción integrada?

No hay incompatibilidades, los olivares ecológicos disponen de un abanico más completo de posibilidades pero las restantes explotaciones también tienen opciones. Si los pesticidas no afectan a los aceites esenciales pueden poner las aromáticas ya en cuadrículas o hileras. No tendrán miel, y en otras opciones sus posibilidades no serán tan perceptibles, pero estarán abriendo paso para futuras opciones.

¿En qué zonas han mostrado hasta ahora más interés por el tema?

En cuanto un olivicultor oye que se puede aprovechar el 90% del terreno vacío muestra inmediatamente interés, sea de donde sea. Suele preguntar por el tema de plaguicidas naturales aunque la conversación respecto a la pérdida de tierra fértil se reduce a temas de compost (aprovechar los rastrojos en lugar de quemarlos, etc). En Andalucía he visto mucho interés.

Anuncios

4 thoughts on ““El olivar de miel evita la erosión, potencia el oleoturismo y diversifica la producción”

  1. Creo que los nuevos tiempos requieren tomar decisiones, que probablemente vayan en beneficio de todos. A los apicultores nos vendría muy bien poder situar nuestras colmenas en medio de aromáticas, dando más valor a nuestra miel.
    Por ello todo el apoyo posible a esta propuesta de Javier Domínguez.

    Me gusta

  2. Me encanta la propuesta. Es lo que he sugerido hacer en Elche, precisamente con un tomillo endémico alicantino, muy aromático, melífero y de intensa floración púrpura entre Abril y Mayo, al que llamamos popularmente “cantauesso” (Thymus moroderi). Por ejemplo, intercalado entre las hileras del granado mollar, con denominación de origen. Ojalá lo veamos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s