Rafael Pons (Almazara Ullaró de Mallorca): “La estrategia de la erradicación por la Xyllela sería una salvajada para el olivar de Baleares”

rafael-pons-ullaro.jpg
Rafael Pons, Almazara Ullaró de Mallorca

En el corazón de la Tramontana mallorquina, Rafael Pons y su marca Ullaró cultivan con esmero la variedad autóctona Mallorquina, entre laderas y bancales.

El vínculo de su familia con el aceite de oliva no es de ayer. Se remonta al siglo XV, cuando Guillermo Canavés compró la finca de Mossa que ya en el siglo XIX se dividió en dos predios, formando la actual finca de Son Alzines en la localidad de Escorca de 350 hectáreas, de las que 14 se destinan al cultivo del olivo. Muy cerca de alguno de los picos más altos de las Islas. Hay constancia de que los olivares se establecieron en aquellas tierras hacia 1428, siendo la base de la economía rural de la época junto a la producción de carbón y cal. Olivares centenarios que dan como resultados excepcionales AOVEs dentro de la DO Oli de Mallorca.

Para adaptarse a los tiempos, la empresa también cuenta con producciones de Picual y Arbequina con modelos de producción más modernos, ubicadas en la Finca Son Pelay en Lloseta, donde está la almazara. Así como en la Finca Can Llobera en Ullaró, que da nombre a los aceites.

“La variedad Mallorquina es muy diferente a las demás y sobre todo es un sello de identidad de los AOVEs de nuestra zona. Con una recolección muy dificultosa, de forma manual, ya que muchos de estos olivos están entre rocas ya que eran acebuches injertados en su día”, asegura Rafael Pons.

La recolección suele hacerse en la última semana de octubre, dando aceites de aromas frescos que recuerdan la hierba verde y la tomatera, con notas cítricas exclusivas, de amargo y picante equilibrados y ligeramente astringente y un color amarillo ligeramente verdoso.

ULLARO
Olivares en bancales de Ullaró

El modelo de las islas se asemeja en parte al modelo catalán e italiano que para producciones limitadas en algunas zonas cuentan con un importante número de almazaras. “En Mallorca -comenta Rafael Pons– solo podemos competir con una calidad máxima, ya que nuestras producciones son limitadas. Yo envaso todo el aceite que produzco, no hago granel. No nos interesa hacer aceite de batalla porque no podríamos competir en precio con el de la península”.

El mercado natural de los AOVEs de Ullaró se reparte entre las islas, la exportación que hacen directamente los propios turistas que se lo llevan y sobre todo el mercado alemán, donde cuenta con algunas tiendas que lo distribuyen. “Al ser una producción tan limitada y con unos costes altos, el precio es caro. A mí me gusta decir mejor que vale dinero. Y no todo el mundo puede o está dispuesto a pagarlo”.

En los últimos meses, Baleares se ha visto en el ojo del huracán por la aparición de distintos focos de la Xylella Fastidiosa. Pons comenta que “hay gente asustada aunque por lo menos a mí no me ha afectado ninguna forma en la campaña actual. Lo que sí creo que es la postura que defiende la erradicación es una salvajada porque acabaría con el olivar y con el olivar de las Islas. Me decanto más por la contención. Lo que no me explico es cómo solo han aparecido casos de Xyllela en Mallorca, Ibiza y Menorca cuando el 99% de las mercancías nos llegan por barco de la península y allí no ha pasado”.

Anuncios

One thought on “Rafael Pons (Almazara Ullaró de Mallorca): “La estrategia de la erradicación por la Xyllela sería una salvajada para el olivar de Baleares”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s