BALCÓN DEL GUADALQUIVIR: un AOVE extratemprano de excelente frutado con mucha historia

AOVE PREMIUM DEL MES

balconguadalquivir-004

La Sociedad Cooperativa Andaluza San Felipe Apóstol de Baeza, constituida en 1960 y que actualmente cuenta con casi 500 socios, ha dado un paso más en su decidida apuesta por la elaboración  de aceite de oliva virgen extra de calidad. Con la presentación el pasado mes de abril de su nueva gama de aceites de oliva virgen extra tempranos bajo la marca Balcón del Guadalquivir, en una línea de envasados muy cuidada y de gran belleza estética. Un AOVE Premium que viene a completar su gama de envasado en diferentes formatos y presentaciones, acorde a diferentes tipos de clientes y necesidades.

La elaboración de un aceite temprano a partir de frutos sanos previos al envero, recogidos a mano, además de dotar al mercado de un producto de extremada calidad, y con historia, se corresponde con una de las acciones de diferenciación incremental recogida en el nuevo Plan Estratégico Comercial que en la almazara se está desarrollando.

banner_empresa

Con el paso de los años, la Sociedad Cooperativa Andaluza San Felipe Apóstol se ha consolidado como un referente clave del sector oleícola clave de Baeza y de toda la comarca jiennense de La Loma y otros términos limítrofes, gracias al potencial productivo de los 185.000 olivos que cultivan sus socios. Y gracias también a contar con unas modernas instalaciones tras el traslado en octubre del 2005 a su nueva ubicación, a las afueras de Baeza.

PREMIO MENCION EXPOLIVA 2017

Elevados polifenoles
La presentación de la nueva gama de aceites de oliva virgen extra extra tempranos Balcón del Guadalquivir, representa un hito muy importante para la cooperativa. Excelentes AOVE que presentan atributos positivos del intenso sabor “frutado” junto con los ligeros sabores “amargo” y “picante” del virgen extra, que provienen de la elevada cantidad de polifenoles que caracteriza la variedad Picual, cuya elevada resistencia a la oxidación permite conservar inalteradas las propiedades nutritivas y organolépticas durante mucho tiempo.

balconguadalquivir-011

Excelentes AOVEs que se remontan a la época de la Hispania Romana. Entre el siglo I al III d.C, y debido a la superpoblación que ostentaba Roma, unido con la especial predilección que el Imperio romano tenía por el aceite de oliva elaborado con esmero y a partir de frutos cuidadosamente seleccionados procedentes de olivos milenarios de la Región Bética, los barcos romanos que se dedicaban al transporte de víveres utilizaban el ánfora, que era especialmente práctico a la hora de acarrear el aceite de oliva. El ánfora pesaba unos 30 kg y con su forma globular era capaz de transportar unos 70 litros de aceite. Se estima que más de 25 millones de estás ánforas acabaron por conformar el Monte Testaccio a las afueras de Roma.

Procedían de las riberas del Guadalquivir, de las frondosas y escogidas explotaciones olivareras más demandadas por el Imperio por su cercanía al cauce. Según la leyenda, tras la conquista de la Hispania Romana, y una vez nominada la entonces ciudad de Beatia como capital de comarca, se convierte en un importante centro administrativo y de intercambio debido a su privilegiada ubicación, ya que es un paso obligatorio en la ruta comercial Cástulo-Málaga, por las características orográficas que le conferían estratégicamente como una perfecta atalaya, en una de las travesías de las brigadas romanas de Híspalis (Sevilla) a Cástulo (Linares) encabezadas por Julio César, se detuvieron en la altiplanicie que ahora conforma la ciudad de Baeza, acampando durante varios días en aquel entonces frondoso campo de olivos.

Fue en el denominado por entonces SolariumBaetim, donde las tropas de Julio Cesar, con éste al mando, gozaron durante días del entonces conocido como Oleum ex albis ulivis, aceite de oliva virgen extra procedente de las aceitunas sanas y verdes recolectadas a mano por libertos de los olivos plantados en el mencionado SolariumBaetim (en latín Balcón del Guadalquivir).

IMG_3174

Tal fue el deleite, que el citado César siguió disfrutando desde aquel momento hasta el final de sus días, de aquellos magníficos aceites tempranos, tanto allí, como posteriormente a su vuelta a la Ciudad Eterna.

Unos AOVES extratempranos que hoy vuelven a ser realidad gracias al trabajo de los socios olivareros de la Cooperativa San Felipe Apóstol para que todos los clientes puedan disfrutar de las propiedades saludables y gastronómicas de Balcón del Guadalquivir.

NOTA DE CATA
Aceite Temprano Campaña 2016/2017

cata

Color: Aceite color verde intenso, limpio y brillante.

Olor: Frutado intenso de aceituna verde, con aromas herbáceos y vegetales, la tomatera, la alcachofa y las hortalizas aparecen en primer término. En segundo plano, toques más maduros de almendra, kiwi y plátano verde. Complejo, limpio y fragante.

Sabor: Tiene una entrada suave en boca, con gran armonía, que nos recuerda las mismas sensaciones vegetales percibidas en nariz. Amargo y picante equilibrados. Retrogusto almendrado. Persistente.

logo

Balcón del Guadalquivir
Aceite de Oliva Virgen-Extra
Producido y Envasado por: S.C.A. SAN FELIPE APÓSTOL
Contacto y pedidos: 953 740 605
Web: www.balcondelguadalquivir.com
E-mail: comercial@balcondelguadalquivir.com
Facebook: https://www.facebook.com/balcondelguadalquivir

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s