Cómo seguir la pista a los ftalatos en el aceite de oliva: cintas transportadoras de patio, mangueras y stators de bombas de aceite

nuevo capitulo guia
Las cintas transportadoras de aceitunas deben cumplir con todas las normativas

Ftalatos. Una palabra que a los no iniciados en el mundo oleícola puede sonarle al nombre de un rey griego. Pero que para todo aquel que trabaje en una almazara resulta de gran importancia conocer y prevenir. Para evitar problemas de salud y legales en la elaboración de aceites.

Según la Guía de Buenas Prácticas en el proceso de elaboración de aceite de oliva, que coordina Juan Vilar, los Ftalatos son una sustancia química cuyo principal objetivo es flexibilizar los plásticos quitándoles rigidez, aunque puede ser transmitida por contacto a los alimentos. La mejor forma de prevenirlos es mediante el uso de elementos que de ningún modo puedan trasmitirlos.

Según Miguel Ángel Miquel, Jefe de Producción y Director Técnico de Laboratorio de Molino del Genil y Lagar do Sobrado, los ftalatos o ésteres de ácido ftálico son un grupo de compuestos químicos principalmente empleados como plastificadores (sustancias añadidas a los plásticos para incrementar su flexibilidad). Uno de sus usos más comunes es la conversión del poli (cloruro de vinilo) (PVC) de un plástico duro a otro flexible. En la almazara podemos tener presentes estos contaminantes en cintas transportadoras (patio) y mangueras empleadas tanto en transportes de masas como en trasiegos de aceite.

En la almazara, la única forma de prevenir la presencia de ftalatos es realizando ensayos de migraciones de ftalatos durante el proceso. Hablamos de ensayos sobre aceitunas y posteriormente en aceite de oliva virgen que tienen contacto con cintas transportadoras y gomas empleadas en cada una de las etapas para la obtención de nuestro producto final. En caso de no cumplir la normativa tendremos que proceder a la sustitución de dichas cintas transportadoras y gomas por otras que cumplan con los ensayos de migraciones globales.

Otro aspecto a tener en cuenta, son las aceitunas que ya vienen limpias y en algunas ocasiones lavadas de las parcelas donde son recolectadas, lo que también nos hace pensar que dicha contaminación ya puede venir de fuera. Cada vez son más los agricultores que nos traen la aceituna limpia y/o lavada hasta la almazara. Especial atención y muestreo de ensayos de migraciones de ftalatos a estas aceitunas. En este caso la importancia de un recorrido trazable es fundamental.

En el mundo actual tenemos muchos proveedores que suministran PVC alimentarios, cauchos alimentarios y gomas alimentarias, pero según estudios realizados no todos cumplen con las expectativas del mercado, aun diciendo que cumplen con las normativas de migraciones globales de ftalatos a aceite de oliva virgen.

Según Manuel Caravaca, director de proceso de Molino de las Torres, y Presidente de AEMODA, hay tres puntos clave en la elaboración de un aceite donde debemos de controlar la posible presencia de ftalatos: uno es en las bandas transportadoras, otro en las mangueras, tanto de masa como de aceites y otro en los stators que se utilizan en las bombas de masa o aceite, la aceituna o en el caso de la masa, al pasar por las bandas transportadoras, mangueras o stator que  no son homologados, pueden provocar la migración de ftalatos al aceite, dicha migración, se provoca por una pérdida de sustancia de los materiales de fabricación al producto que entra en contacto con ellos.

Para poder controlar estos tres puntos claves, a la hora de comprar cualquiera de estos componentes para nuestra almazara, debemos de contar con informes de ensayos emitidos por un laboratorio adecuado que esté debidamente certificado.

Para José Antonio Tello, CEO de Laboratorios Tello, de forma general podrían estar en revestimientos de paredes, suelos, techos, bodegas, salas limpias de envasado, ropa y calzado  de lluvia,  aislamientos para cables y cuadros eléctricos, y muy en particular en mangueras de trasvase, estator de bombas mono y salomónicas para masa, cintas de PVC y similares, envases de PVC y otros plásticos,  etc. Por todo, es de vital importancia que nos aseguremos de su ausencia en todo aquellos componentes plásticos que estén en contacto con nuestro AOVs.

Leandro Ravetti, Director Técnico de Boundary Bend Limited y Modern Olives (Australia), desde que hace ya unos años surgieron los primeros Modern Olives Laboratory Services tomó especial interés en el tema y comenzamos a hacer un gran número de análisis a una amplia diversidad de muestras de aceites de oliva de todo tipo y proveniencia. En principio, lo primero que nos llamó la atención era la falta de una metodología oficial para analizar el contenido de ftalatos en aceites de oliva. Por lo tanto hemos desarrollado un método propio que recientemente ha sido considerado por ISO como una de las mejores alternativas para el análisis de estos componentes y estamos en el proceso de su homologación en conjunto con un instituto de investigación en Francia que había propuesto un método alternativo pero similar. El proceso de elaboración, almacenaje y embotellado parece ser particularmente clave en lo que hace a determinar los niveles finales de ftalatos en el aceite de oliva. La información proveniente de Europa en este sentido se podría cotejar con nuestras propias observaciones para poder lograr una mejor comprensión de este fenómeno que, como se ha podido comprobar, afecta significativamente a alimentos en general.

Mientras, Mª Dolores Peña Bellido, directora de Olivarum Fundación Caja Rural de Jaén,  su presencia en los alimentos solo puede detectarse por métodos analíticos específicos que comprenden dos etapas: extracción de los Ftalatos del alimento analizado, y posterior análisis de los que se encuentren presentes.

Por su parte, José J. Gaforio, Catedrático de la UJA,  en la literatura científica podemos ver estudios que relacionan la exposición a alguno de estos compuestos con distintas patologías, entre las que se encuentran: problemas de fertilidad, disminución del número de espermatozoides, disminución de los niveles de testosterona, enfermedades respiratorias, obesidad en los niños, desordenes neuropsicológicos, disminución de hormonas tiroideas, asma, alergia, malformaciones genitales, incluso, cáncer de mama.

Según Juan Ramón Hidalgo, CEO-Director FOOD LEGAL SOLUTIONS y abogado-consultor de Derecho Alimentario, los límites de migración y las condiciones de uso de los ftalatos, como sustancias que están presentes en algunos materiales y objetos plásticos que entran en contacto durante el almacenamiento y el envasado del aceite de oliva, están actualmente fijados en el ámbito de la UE, entre otros, en el Reglamento 10/2011, sobre materiales y objetos plásticos destinados a entrar en contacto con alimentos, y sus posteriores modificaciones. El legislador comunitario es consciente de que dichos materiales y objetos plásticos, cuando entran en contacto con el aceite de oliva, pueden transferir sustancias tóxicas al producto final. El productor, el envasador y el distribuidor de aceite de oliva tienen la obligación de controlar dichos límites de migración de ftalatos en el producto final, tomando conciencia de que la superación de dichos límites determina la prohibición absoluta de comercializarlo en el ámbito de la UE, por infracción de las normas mínimas de seguridad alimentaria. Y todo ello, sin perjuicio de posibles responsabilidades civiles, administrativas y penales.

Anuncios

One thought on “Cómo seguir la pista a los ftalatos en el aceite de oliva: cintas transportadoras de patio, mangueras y stators de bombas de aceite

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s