Especial Almazaras y Olivar de Castilla-La Mancha

En el reino de la Cornicabra

El olivar de Castilla-La Mancha, con 252 almazaras lideradas por Ciudad Real y Toledo y cuatro Denominaciones de Origen, espera una buena campaña en calidad pero media en volumen con menos de 100.000 toneladas.

olivareros-castilla-la-mancha
Olivareros en Castilla-La Mancha

Recorrer cualquier carretera secundaria por los pueblos de los Montes de Toledo, la Alcarria, Campo de Calatrava, la Sierra de Alcaraz o Campo de Montiel durante las próximas semanas es descubrir el secreto de miles de hectáreas de olivar que, campaña tras campaña, convierten a Castilla-La Mancha en una de las líderes mundiales en producción de aceite de oliva. Solo superada por el gigante mundial Andalucía, la región concentra 252 almazaras y 217 envasadoras que operan con la aceituna que se produce en unas 75.000 explotaciones de más de 320.000 hectáreas de olivar. La provincia de Toledo dispone de 107 almazaras, Ciudad Real de 78, Albacete de 35, Cuenca de 24 y Guadalajara de 8.

En este Especial Almazaras y Olivar de Castilla-La Mancha, patrocinado por la empresa Nievestec S.L., Proyectos, Obras y Servicios, ubicada en Mora (Toledo), ofrecemos las claves del sector oleícola de la región y sus perspectivas para la nueva campaña.

Esta campaña, que en algunas almazaras ya ha comenzado con los AOVE tempranos, se prevé media, en el entorno de las 90.000 toneladas según prosigan las lluvias otoñales, aunque lejos de las 113.868 toneladas de la anterior. Aunque con buena calidad.

La región, que dispone de grandes grupos cooperativos como Oleotoledo, Montes Norte –integrado en Dcoop- o Campo de Montiel, y gigantes envasadores como Aceites Toledo y la factoría de Daimiel de F.Faiges, ha apostado por la calidad de las denominaciones de origen que amparan 130.000 hectáreas de olivar. En total hay cuatro activas: DO Montes de Toledo (Toledo y Ciudad Real), DO Aceite de la Alcarria (Cuenca y Guadalajara), Do Aceites Campo de Calatrava (Ciudad Real) y DO Aceite Campo de Montiel (Ciudad Real).

Con variedades autóctonas muy importantes como la Cornicabra, mayoritaria en la región y que incluso ha dado nombre a un tipo de aceite a nivel internacional, el tipo Toledo, y la Castellana o Verdeja, esta última de la zona de La Alcarria que se quiere recuperar gracias a trabajos de investigación en vivero de la Universidad de Castilla-La Mancha. Sin olvidar la expansión de la Picual, la Manzanilla Cacereña o la Arbequina, en algunos casos gracias a los nuevos olivares intensivos o en seto.

cooperativa-san-sebastian-de-galvez-en-toledo
Cooperativa San Sebastián de Gálvez, en Toledo

El aceite de oliva y olivar en la región es un cultivo muy social y asociado a los pueblos de la región. Prueba de ello es que 120 de las 252 almazaras existentes en la región son cooperativas, que han ido concentrándose con el tiempo en grupos de segundo grado e incluso ulteriores. Por volumen el más importante es Oleotoledo, con 40 cooperativas (29 de Toledo, 6 de Ciudad Real, 2 de Albacete, 1 de Cuenca y 2 de Madrid), que produjo la pasada campaña 24,5 millones de kilos de aceite de oliva.

Oleotoledo, creado por un grupo de 27 cooperativas en 2003 con el apoyo de la Caja Rural de Castilla-La Mancha (por entonces de Toledo), es el primer grupo cooperativo en volumen comercial de aceite de oliva de Castilla-La Mancha y el segundo de España, solo superado por Dcoop.

Sus cooperativas socias integran unas 45.000 hectáreas de olivar donde predomina sobre todo la variedad Cornicabra, aunque con una importante expansión de la Picual y la Arbequina en los últimos años, según asegura Gregorio Gómez, gerente de Oleotoledo desde sus inicios y responsable de la Cooperativa San Sebastián de Madridejos, una de las más grandes del sector olivarero regional junto a la de Mora, con 1.350 socios.

Oleotoledo comercializa sus aceites de oliva tanto para el mercado nacional como para la exportación. Los aceites de oliva de Castilla-La Mancha siempre han sido muy valorados y apreciados por los compradores, gracias sobre todo a las características de la variedad Cornicabra, la más importante en la región y la única de la Denominación de Origen Montes de Toledo. También comercializa una parte de su producción envasado, con marcas propias como Oleotoledo y Carpetania“.

También destaca Montes Norte, que agrupa la producción de 10 cooperativas y 7.500 productores de varias provincias con su epicentro en Ciudad Real, y que se ha unido al proyecto de Dcoop, la mayor cooperativa aceitera mundial. Sin olvidar a otras destacadas cooperativas como COLIVAL en Valdepeñas con su extraordinario Valdenvero, a la cooperativa de segundo grado de Campo de Montiel o a la Cooperativa Oleovinícola Campo de Calatrava.

La región ha visto como en los últimos años nuevas almazaras como Valderrama, Palacio de los Olivos, Casas de Hualdo, Ifama, AESA Sierra Alcaraz, La Pontezuela, Pago de Piedrabuena o Oleoquirós se sumaban el esfuerzo de históricas empresas como Aceites Carrión, Morlin, Aceites Malagón o García de la Cruz entre otras muchas.

olivar-e-secano-en-guadamur
Olivar en Guadamur, Toledo.

_________________________________________________________________

ENTREVISTAS

Andrés Gómez Mora
Presidente de la Caja Rural de Castilla-La Mancha

andres-gomez-mora

“Competir con calidad es la única forma de asegurar el futuro de nuestras almazaras y pueblos olivareros”

Tras casi 28 años en la presidencia de la entidad –antes Caja Rural de Toledo- acaba de anunciar que deja paso a Javier López Martín. Ha sido durante varias décadas el presidente la Cooperativa Nuestra Señora de La Antigua de Mora e impulsor de Oleotoledo.

Siempre ha sido un gran defensor de concentrar la oferta de la producción ¿Se ha conseguido en la región?

Siempre he defendido la necesidad de concentrar la oferta, al igual que nunca he apoyado que haya un solo operador. La calidad de los aceites y la concentración son clave para competir, y en Castilla-La Mancha lo estamos consiguiendo con Oleotoledo, al que algún día habrá que pensar en cambiar el nombre para abarcar todo el territorio donde está presente.

Somos es el segundo operador de aceite de oliva a nivel nacional tras Dcoop. Hay que seguir con la profesionalización del sector para que las cooperativas se vean como empresas de economía social. Difícilmente se puede pensar en llegar a mercados internacionales lejanos y muy exigentes en solitario. Competir es la única forma de asegurar la subsistencia de nuestras almazaras, pueblos y agricultores. Hay que conseguir que los olivareros –y yo me considero uno de ellos- puedan vivir dignamente de la aceituna.

¿Cuál ha sido el apoyo de Caja Rural de Castilla-La Mancha al sector olivarero?

Ha sido una de nuestros grandes objetivos, como pone de manifiesto la creación en su día de Oleotoledo, que ha formado parte de esta casa. Siempre he defendido que Castilla-La Mancha es una región de pueblo. El sector primario desde la carne al vino y al aceite de oliva son claves en el presente y futuro de la región.El día que nos olvidemos de este sector lo pagaremos caro. Llevamos la agricultura y la ganadería en nuestro ADN. Nacimos como cooperativa de crédito y mantenemos los ideales y la fe en el mismo.

La exportación y el envasado forman parte del futuro del sector aceitero español ¿Está preparada Castilla-La Mancha para este reto?

Será cuestión de años pero hay que abordarlo ambos temas ya: la calidad y la exportación. Hay muchos mercados emergentes en los que no entra ningún producto agroalimentario sin estar avalado por un sello de calidad. Para eso tenemos la DO Montes de Toledo, la única en España que solo ampara una variedad, la Cornicabra, que y que nació ya como Fundación no para vender aceite sino para propagar y difundir las bondades de nuestros aceites de oliva en España y el extranjero. Y para ayudar a las empresas a estar en las ferias.El mundo que paga mejor es muy exigente con la calidad. Es el único camino en el mundo del aceite de oliva: calidad, calidad y calidad.

_________________________________________________________________

Enrique García-Tenorio
Director de la Fundación CRDO Montes de Toledo

enrique-garcia-tenorio

“Cerca del 50% del envasado como DO Montes de Toledo va para exportación”

¿Cuántas almazaras componen actualmente la DO Montes de Toledo, y qué nivel de comercialización han alcanzado en la última campaña 2015/2016?

Actualmente tenemos inscritas treinta y seis empresas en nuestros registros, de las cuales treinta y cuatro son almazaras, la mayoría de ellas también envasadoras  y dos exclusivamente envasadoras. En lo que llevamos de 2016, estas empresas han seleccionado alrededor de medio millón de litros  de sus mejores aceites de oliva vírgenes extra para su comercialización bajo el marchamo de la DOP.

La salida al exterior es clave para conseguir mejores precios por los AOVE de gran calidad que certifican las denominaciones de origen. En el caso de las almazaras de vuestra DO ¿el nivel de exportación ya es importante? ¿Qué mercados serían importantes?

Desde su creación, esta denominación de origen ha apostado por la internacionalización de sus empresas apoyando en lo posible su salida al exterior, lo que ha tenido como resultado que el nivel de exportación de Montes de Toledo sea bastante significativo, ya que se acerca al 50% del volumen total envasado. Los mercados de mayor peso son la Unión Europea, los Estados Unidos y China, que cada vez toma mayor importancia y puede convertirse a corto plazo en el principal destino de nuestras exportaciones.

¿Qué destacaría más a nivel agronómico y organoléptico del olivar amparado en la DO y de sus aceites de oliva virgen extra? 

A nivel agronómico la variedad cornicabra  se caracteriza por su gran rusticidad. Es una variedad perfectamente adaptada a las condiciones extremas de nuestra zona, donde pasamos de los más de cuarenta grados en verano a temperaturas bastante por debajo de cero en el invierno. No se destaca precisamente la cornicabra por unas producciones muy elevadas o una precoz entrada en producción, pero produce unos magníficos aceites que destacan por su grandísima estabilidad y alto contenido en polifenoles entre los que destaca el oleocanthal.

A la cata destaca por la intensidad del frutado y su gran personalidad, tanto en nariz, donde encontramos notas verdes frescas que nos recuerdan la hoja de olivo, hierba y otras verduras junto con recuerdos cítricos, como en boca, donde las notas de amargo y picante se encuentran en perfecto equilibrio con el resto de sensaciones dando lugar a aceites redondos y complejos.

_________________________________________________________________

Juan Martínez
Técnico sectorial aceite de oliva Cooperativas Agroalimentarias Castilla-La Mancha

juan-martinez-cooperativas

“El 85% de la superficie de olivar en la región está en secano”

Aunque dependerá mucho de las lluvias de estas semanas, ¿cómo se presenta la campaña de aceite de oliva en Castilla-La Mancha?

De la información facilitada por cooperativas almazaras de las principales comarcas productoras de Castilla-La Mancha: Montes Norte, Campo de Montiel, Campo de Calatrava, Montes de Toledo, Mancha, La Jara, Alcarria, Sierra de Alcaraz, etc., se deduce, que la situación sanitaria de los frutos, en general, es buena con una baja incidencia de picada de mosca, aunque si muchos de ellos arrugados, por la acusada sequía registrada en los últimos meses, circunstancia que va a mejorar gracias a las lluvias caída en los últimos días y que parece continuarán antes del inicio de la recolección.

Aunque nos encontramos a pocas semanas del inicio de la campaña de recolección no nos aventuramos a avanzar cifras de previsiones, existiendo la percepción entre los profesionales del sector que la producción de aceite va a ser menor a la alcanzada en la campaña 2015-16 en la que se obtuvieron 114.000 toneladas de aceite.

¿Cuántas almazaras cooperativas hay actualmente en la comunidad y qué peso tiene el sector cooperativo en relación a la producción de aceituna y aceite de oliva sobre el total?

En Castilla-La Mancha existen en la actualidad en torno a 120 almazaras cooperativas sobre un total de 250 almazaras con actividad. El mayor número de almazaras están ubicadas en las provincias de Toledo y Ciudad Real, en las que el peso específico de la producción de aceituna y aceite, con respecto al total de la producción agraria de esas provincias,  representa respectivamente el 13 y el 19%. Ciudad Real representa más del 47% de la facturación de aceite de oliva de Castilla-La Mancha, que en Toledo alcanza la cifra del 45%. En ambas provincias se concentra el 92% de la facturación de aceite de oliva de las almazaras cooperativas de la Región.

¿Cuál es la importancia del olivar de regadío en la región así como de los nuevos sistemas de olivar intensivo y superintensivo? 

Mayoritariamente el olivar de Castilla-La Mancha está implantado en terrenos de secano y de baja productividad.  La superficie de olivar en secano representa en torno al 85%  del total de la superficie dedicada a este cultivo. Las plantaciones en regadío y/o mixtas, con marcos más reducidos, mayor número de árboles por hectárea, y sistemas de riego por goteo y fertirrigación, son minoritarias, aunque es preciso reconocer que estos nuevos sistemas de cultivo van avanzando e introduciéndose lentamente en aquellas zonas donde es posible por la existencia de recursos hídricos. También reconocer que se han dado y se dan cada vez más pasos en la mecanización de las labores y en el cuidado y mantenimiento de los árboles.

_________________________________________________________________

Ángel Nieves Viñas
Director General de Nievestec S.L.

angel-nieves

“Ofrecemos servicios desde la elección del terreno para la futura plantación de olivar hasta la elaboración del aceite”

Ingeniero técnico agrícola, especializado en industrias agrarias y alimentarias, Ángel Nieves dirige desde Mora (Toledo) una empresa que ofrece un servicio integral para todo tipo de proyectos agroindustriales y agrarios, incluidos los del sector oleícola, con una amplia experiencia acumulada en Castilla-La Mancha y fuera de ella.

Nievestec ofrece un servicio completo e integral a las empresas que desarrollan proyectos agroindustriales. En el campo del olivar y las almazaras ¿cuáles serían estos servicios?

Nosotros prestamos un servicio técnico que abarca desde el asesoramiento en la elección del terreno para la futura plantación hasta la elaboración del aceite, por lo que nuestros servicios se ofrecen tanto para olivicultores como para productores de aceite.

Algunos de esos servicios son: análisis de tierras, aguas, hongos, etc.; estudios agronómicos, planes de abonado, asesoramiento fitosanitario, proyectos de puesta en regadío, proyectos de ejecución de almazaras, almacenes, incluso la construcción de dichos edificios, puesto que somos empresa constructora también.

En definitiva, realizamos cualquier tipo de proyecto agroalimentario o relacionado con el sector desde el diseño hasta su ejecución. Damos un apoyo técnico cercano, completo y de calidad al cliente final, ya que todos los trabajos que realizamos los hacemos como si fuesen para nosotros mismos.

Y es que el sector oleícola nos es muy cercano y especial, puesto que nací en la localidad de Mora (Toledo), origen de la variedad Cornicabra y una de las principales zonas oleícolas de Castilla-La Mancha.

¿Cuáles serían los proyectos más importantes en el área agroindustrial desarrollados por vuestra empresa en los últimos años?

Actualmente estamos trabajando en la redacción de un proyecto de ejecución de una microalmazara en la localidad alcarreña de Durón (Guadalajara) con la que se pretende reactivar el cultivo del olivar de la variedad Castellana o Verdeja.

También estamos en fase de dirección de obras en la construcción de una almazara en la localidad toledana de La Guardia destinada a la elaboración de aceites de alta calidad o Premium con variedades tan diversas como cornicabra, arroniz, manzanilla cacereña, picual y frantoio.

Luego en campo estamos realizando multitud de gestiones para la obtención de concesiones de aguas en muy diversos cultivos, destacando un proyecto de puesta en regadío de más de 50 hectáreas de olivar en Los Montes de Toledo.

Fuera del mundo del olivar también estamos inmersos en varios proyectos de todo tipo, destacando una granja de ovino en la provincia de Álava, una envasadora de miel y una microquesería en la provincia de Madrid y un proyecto de puesta en regadío de 127 hectáreas de pistacho en Tembleque (Toledo).

Los proyectos de olivar, especialmente los intensivos, han tomado gran fuerza en Castilla-La Mancha, donde son necesarios estudios agronómicos, de tierra, concesiones de agua, pozos de sondeo ¿Qué experiencia tiene Nievestec en este campo?

Las concesiones de aguas y puesta en regadío es una de nuestras especialidades, llevamos varios años legalizando pozos y obteniendo concesiones de aguas a nivel nacional. El agua es fundamental para todos los cultivos y más aún en los cultivos de alto rendimiento como son los olivares intensivos y superintensivos. Nuestra experiencia en este campo va más allá de Nievestec, puesto que hace más de 10 años fui técnico de la Confederación Hidrográfica del Tajo, por lo que conozco a la perfección el procedimiento a realizar en cada caso o situación.

¿Con qué equipo humano dispone Nievestec para llevar a cabo con experiencia y profesionalidad estos trabajos?

Nievestec se forma con un equipo multidisciplinar en el que podemos encontrar, según se necesite en cada tipo de trabajo, Ingenieros Técnicos Agrícolas, Ingenieros Agrónomos, Ingenieros Industriales, Arquitectos e Ingenieros de Camino, Canales y Puertos, Ingenieros Técnicos Forestales, etc. Yo, como Ingeniero Técnico Agrícola, desarrollo la mayor parte de los trabajos y el resto colabora en distintas fases o trabajos según las necesidades del cliente o del propio proyecto.

Es por esto que Nievestec puede abarcar todo tipo de encargos, ya sean agrarios o no, y realizarlos con calidad y rapidez en los plazos acordados.

Las almazaras, donde Castilla-La Mancha es la segunda región en número, necesitan una continua modernización de sus instalaciones ¿Qué puede ofrecerles Nievestec para estar al día y mejorar su rentabilidad?

En el marco de actual crisis económica, cualquier ayuda que se pueda recibir para la creación y/o mejora de una industria agroalimentaria o para la inversión en explotaciones agrarias es un alivio. Normalmente, esas ayudas conllevan una gran carga de documentación a preparar (proyectos, memorias, estudios económicos, informes, etc.). Nosotros nos encargamos de toda esa burocracia para que el cliente únicamente se tenga que preocupar de su negocio.

La rentabilidad de una explotación o industria reside en el control costes de producción. Para ello, nosotros prestamos asesoramiento para determinar los costes que más gravan esa rentabilidad y así poder minimizarlos. Algunos ejemplos pueden ser la eficiencia energética de cualquier industria, la optimización de los procesos productivos, la elección adecuada y dosificación de abonos y fitosanitarios, etc.

Con el patrocinio de:

nievestec-banner
NIEVESTEC

 

 

Anuncios